Castellano / Català / Français / English

El nuevo "colonialismo" alimentario

 

180latitudesPor Michael Davies-Venn

Según el autor británico George Monbiot, la Unión Europea está presionando a algunos gobiernos de África Occidental para les permitan explotar los recursos pesqueros de la región, a modo de un nuevo "colonialismo alimentario".

"Tenemos un claro ejemplo de esto en Europa, donde desde la década de los 60 los pescadores de la UE han ido a África Occidental para explotar las reservas pesqueras, lo que ha tenido efectos desastrosos sobre la sociedad local", dijo Monbiot en una reciente intervención sobre el hambre en el mundo, celebrada en la Universidad de Alberta, Canadá.

Cuando el gobierno senegalés prohibió los barcos de pesca europeos en sus aguas territoriales, las empresas pesqueras francesas y españolas, en particular, recurrieron a nuevos trucos utilizando embarcaciones de Senegal y subcontratas para reclamar el estatus nacional de las actividades.

"Ahora la Unión Europea ha dicho que el gobierno de Senegal y algunos de sus vecinos deben permitir que esto continúe", declaró Monbiot. "De hecho, debe permitir el registro de estas empresas como si fuesen nacionales, ya que el acuerdo de colaboración económica tiene beneficios para todos los socios de la Unión Europea. ... Así que se trata de un sencillo colonialismo alimentario, excepto en el caso de que se abra fuego hacia los barcos en los puertos, avalado por abogados y cheques".

La UE tiene políticas estrictas de pesca que penalizan a individuos y empresas mediante grandes multas si superan el límite de captura impuesto a los países miembro. Pero al parecer la UE tiene unas políticas diferentes para los Gobiernos de África Occidental.

Según Monbiot, "estos gobiernos se ven fuertemente presionados para, más o menos, renunciar a sus propias reservas pesqueras y consentir el hambre de su propio pueblo, a fin de que en Europa no tengamos que enfrentarnos a nuestros grandes lobbies de pesca, muy poderosos políticamente, y nos quedamos sin los ya sobre explotados recursos. ... Estamos robando el alimento de la boca de los pobres para no hacer frente a nuestro propio consumo".

Monbiot, partícipe de una serie de actividades organizadas para poner de relieve la difícil situación de hambre en todo el mundo, también dijo que algunos países de Oriente Medio han negociado con algunas naciones africanas para garantizar la seguridad alimentaria de sus pueblos.

"Los países con gran riqueza petrolífera han estrechado tratados bilaterales secretos con algunos países africanos como Sudán y Etiopía, donde ha arrendado grandes extensiones de tierra, sobre las que tienen ahora el control exclusivo, haya o no hambruna en estos países, tienen la posibilidad de exportar alimentos a sus propios países ", dijo. "Es otra forma brutal de colonialismo alimentario."

Monbiot sugiere que el informe de las Naciones Unidas sobre la insuficiencia de alimentos en el mundo son equivocadas.

"El número de personas que sufren de obesidad es similar al de los que sufren desnutrición", dijo. "Hemos aumentado la producción de alimentos al mismo tiempo que hemos visto las crisis mundial alimentaria más grande de los últimos 25 años."

El francés Moore Lappe, co-fundador de Food First, también conocido como Instituto de Políticas de Desarrollo de Alimentos, está de acuerdo con esa opinión.

"La escasez de capacidad carece de credibilidad", dijo. "En los últimos años, la producción de alimentos se ha mantenido muy por delante del crecimiento de la población. La crisis no tiene nada que ver con la capacidad real de la Tierra para alimentarnos, sino que tiene que ver con nuestra noción mistificada del mercado y de nuestro desentendimiento para construir una economía democráticamente responsable. "

La ONU informó de que la subida de precios de los alimentos llevó al hambre a 963 millones de personas el pasado mes de diciembre, que es más que la población de los Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea juntas.

"La cosecha del año anterior a la recesión mundial fue en realidad la más alta de la historia -2,1 millones de toneladas de trigo-, un cinco por ciento más que cosechas anteriores", dice Monbiot. "Pero sólo un millón se destinó a la alimentación de los seres humanos. ¿Dónde va el resto?"

Según Lappe y Monbiot, muchos de los alimentos que se producen mientras se sufre una "crisis alimentaria" se utiliza para producir biocombustibles.

"Este es un crimen de lesa humanidad", postula Monbiot. "El uso constante del trigo como combustible es un crimen contra la humanidad, al que cualquier persona con instintos humanitarios debería oponerse enérgicamente."

Pero el uso de alimentos para nutrir a los coches aún no parece un uso indebido de los recursos alimentarios.

"La tasa de crecimiento del ganado es más rápida que la de los humanos. Dentro de 30 años, los alimentos utilizados para criar ganado superará la cantidad utilizada para alimentar a los seres humanos. Esto es un desastre humanitario y ambiental."

El actual consumo de alimentos es insostenible, según Monbiot, especialmente en América del Norte, donde una persona come una media de 4 libras de carne a la semana. "Es por estos niveles de consumo que estamos robando alimentos de la boca de los pobres", dijo. "Estamos matando gente por comer carne: estamos causando malnutrición y la desnutrición mata."

Según Lappe, el hambre de los países en vías de desarrollo se vio agravada cuando los inversores de Estados Unidos retiraron dinero de las hipotecas para invertir en productos básicos, contribuyendo a un aumento del más del 50 por ciento de los precios de los alimentos entre 2007 y 2008.

"En 2007, Archer Daniels aumentó sus beneficios en un 65%", dijo. "La mayor parte de estos beneficios procedían del juego especulativo que está desempeñando a través de su división financiera enfocada en la volatilidad de los precios de los alimentos".

Lappe, cuyo libro "Dieta para un pequeño planeta" ha vendido más de tres millones de copias en todo el mundo, afirma que los requerimientos de que los países reduzcan el gasto en agricultura, liberalicen el comercio y permitan "las importaciones sin restricciones" es también una fuente de hambre, mientras el Norte no siga los mismos pasos".

"Hoy vemos la dependencia desde Filipinas hasta Haití y otros lugares, países que fueron en gran medida autosuficientes - Filipinas, por ejemplo, que era un importante productor de arroz, es ahora el principal importador", dijo.

Monbiot sugiere una conexión directa entre la "opulencia y hambre", argumentando que "nuestros excesos causan hambre en otros pueblos". Añadió que es necesaria "una profunda y radical transformación de nuestras economías, tecnologías, políticas y estilos de vida" para salvar a las 25.000 personas que, según las Naciones Unidas, mueren diariamente de hambre.

Fuente original: Modern Ghana

Lea más artículos de Soberanía Alimentaria en: www.180latitudes.org




Ver todas las noticias

 

 Fotos
Esta página necesita Flash Player para mostrarse correctamente
Haga clic aquí para descargarlo
 Entidades participantes
Esta página necesita Flash Player para mostrarse correctamente
Haga clic aquí para descargarlo
 Patrocinadores
Esta página necesita Flash Player para mostrarse correctamente
Haga clic aquí para descargarlo
Desarrollo Web: Vinx     Diseño: